El misterio del Mundo
–усский Español English 
  Inicio   Busqueda  Galería   Show   Versos en la voz   Canciones   Contacto     Ruso
   ¡Buenos días!
  Registración
  Inisiar sesión
   ¿Quiénes
   somos? 
   Catálogo
  Por autor
  Cronología
   Países
  Argentina
  Bolivia
  Brasil
  Venezuela
  Guatemala
  Honduras
  Rep.Dominicana
  España
  Colombia
  Costa-Rica
  Cuba
  México
  Nicaragua
  Panamá
  Paraguay
  Perú
  Puerto-Rico
  Salvador
  Uruguay
  Chile
  Ecuador
  Otro
   Sobre   los autores
  Poetas
  Traductores
  Pintores
  Compositores
  Intérpretes




 

  Imprimir 

Gustavo Valcárcel. Javier Heraud : El mundo habla español

Peru            



Gustavo Valcárcel. Javier Heraud


Javier te observo frente a mí,
en la Plaza Mayakovski de Moscú,
sonríes tiernamente cara al cielo
en un retrato de pureza interminable.

Te observo frente a mí y ya percibo
el rugido terrible de los ríos
que inundan tu vida de un zarpazo
y te dejan boca abajo perforado.

Estoy en deuda con tu anverso
y las balas demás que te callaron
llevo también a cuestas tu reverso,
donde nació el poema acribillado.

Javier, sin elegías, te diré
la casa en que solías verme,
en que tomábamos un trago por la vida,
ya no existe.

Ahora andamos por un sitio
donde los árboles, ay, los árboles
me llevan a tu sangre de la mano.

Te cuento que Arturo parte a Europa
y César se ríe de todo como siempre;
yo mientras tanto estiro la existencia
para que tenga más sitio tu recuerdo.

Otra cosa he de decirte:
la muerte ha llevado tu vida a todas partes,
curioso, ¿verdad?, pero hoy estás
metido en el Perú hasta el cogollo
y ya nadie podrá volver a asesinarte.

Javier, sin elegía, voy callando
y me duele la línea que concluyo
como el brindis de ayer y el verso de esta noche.

Sin embargo, de golpe me compongo
y me da aire tu edad inacabable
cuando te observo frente a mí
en la Plaza Mayakovski de Moscú.

EDGARDO TELLO

T
enía una novia y unos versos
metidos en la sangre como rosas
caminaba el Perú entre sus labios
jugábase la vida cara al cielo
se escuchaba en sus ojos el porvenir del hombre
y en su voz se veía un niño grande
grande de amor a los más pobres

Le deshojaron a balazos, Ayacucho,
volaron sus miradas al límite del ser
sus labios a las mejillas de la hierba
sus manos a las caricias de los ríos
su tierra volvió a tierra
tierra a la vista, tierra firme
donde ha empezado a crecer una semilla
que los verdugos no pudieron fusilar.

Edgardo Tello nos llega en cada aurora
con su barca puntual de poesía
su mochila de pálidas sonrisas
y su herida patriótica en la espalda.

Nos llega en cada aurora a recordarnos
que el tiempo es una isla de cristal donde ahora vive
vencido tiernamente por el sueño.

Pero muy pronto habrá de despertar
con su rosa de amor en la victoria.


de ¡Pido la Palabra!, Lima, 1965, Editora Nuevo Perú

Compartir en:








mir-es.com

Votar:
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10



Comentarios : El mundo habla español
 Comentarios

En este momento, no hay ningun comentario!

Enviar

Para poder introducir tu opinión, debes rellenar obligatoriamente los campos señalados como *

*Nombre:
Email:
*Comentario:
*5 + tres = ?
*Escribe código:  



Volver



               Para realizar donaciones al sitio por medio de SPRYPAY debe enviar el dinero:

             

coimires@gmail.com



 Inicio   Busqueda  Galería   Show   Versos en la voz   Canciones   Contacto     Ruso

         
© mir-es.com 2020 Derechos Reservados St. Mir-Es
         
 
                    Rambler's Top100




  

    
     яндекс.ћетрика